Un poco de historia sobre la cremallera

cremallera Fábrica de Moda escuela de patronaje

La cremallera es una pieza esencial en muchas de las prendas de ropa que llevamos hoy en día. Sin este ingenio consistente en piezas de plástico dentadas que sirven para unir o separar dos partes de un género, tela o membrana. Básicamente, es eso, aunque la cremallera también tiene usos alternativos, como en el caso de los equipajes, en los que permite aumentar o disminuir el volumen de una maleta.

La primera referencia de algo parecido a una cremallera (que, por cierto, en inglés es zipper, un término que se parece muy poco al nuestro) la tenemos con un invento creado por Elias Howe en 1851 que no tuvo demasiada difusión.  En realidad, por lo que parece, el invento de Howe tenía más que ver con un cordón que con nuestro concepto convencional de cremallera. Unos años después, Whitcomb L. Judson inventaría un mecanismo más parecido al sistema actual, que concibió especialmente para calzado. Lo comercializó a través de la Universal Fastener Company, pero todavía no era exactamente el mismo método actual pero ya usaba ganchos y ojos. Con todo, el carro para abrir y cerrar, se sacaba y se guardaba en el bolsillo. Esto probablemente constituyó un problema para su implantación generalizada. El sistema no era tan cómodo e intuitivo, porque se podían abrir algunos ganchos y ojos independientemente. Howe probablemente no le dedicó todo el interés necesario porque estaba bastante ocupado con las máquinas de coser. Después de todo, las había inventado él.

Un paso más hacia la cremallera moderna

La siguiente evolución de la cremallera llegó de manos de Gideon Sundback. Sundback había trabajado con Judson, que murió en 1906, y se había casado con la hija del jefe de planta de su fábrica. El esfuerzo de Sundback llevó a la creación del hookless fastener en 1913, y a su posterior patente en el 17.

Sundback no solo diseñó esta solución: inventó la máquina para fabricarlas. Pero el nombre en inglés vino gracias a B.F.Goodrich en 1923, que lo incorporó a unas botas y calificó el dispositivo como «zipper» y el nombre se quedó para calificar este cierre. De las botas a las bolsas de tabaco, y ahí estuvieron hasta los años 30, cuando empezarían a tener una presencia importante en la ropa infantil.

cremallera fábrica de moda escuela de patronaje

En castellano a veces se utiliza el término cierre éclair, procedente del francés, pero es simplemente una marca comercial de Éclair Prestil SN. La etimología de la palabra es algo rara:  viene del francés crémallière, procedente del  cramaculus, en latín, y de ahí del griego kremastê, que significa “que cuelga’.

http://etimologias.dechile.net/?cremallera

https://en.wikipedia.org/wiki/Zipper

La cremallera es una parte importante para entender el diseño de moda actual. Si quieres saber más sobre diseño de moda, patronaje, o quieres matricularte en los cursos de Fábrica de Moda, puedes contactar mediante Whatsapp al (+34) ) 661 574 434, o un correo electrónico a fabricademoda@fabricademoda.com.

 

Lo que hay que saber para elaborar un patrón

Para tomar decisiones sobre las holguras que queremos dar o quitar a las medidas -correspondientes a cada talla en caso de crear un patrón base, o contenidas, en un patrón tomado como base para realizar un patrón modelo-, hay que considerar el tipo de prenda a patronar, haciendo un estudio claro del diseño.

Características de la prenda que definen el ajustado o la holgura que requiere:

– Prenda de interior o exterior.

– Línea de la prenda.

– Tejido destinado a la prenda.

– Puntos de sujeción de la prenda al cuerpo.

Prenda de interior o exterior

A medida que la prenda se aleja del cuerpo se hace mayor el espacio interior creado entre la prenda y éste, espacio que puede ser ocupado por una serie de prendas intermedias.

Esto se consigue aumentando el recorrido del patrón.

Si la prenda está pensada para ir sobre otras, entonces habrá que tener en cuenta el número de prendas a cubrir y el grosor de las mismas. Pudiendo añadir, no por norma general, por cada prenda a cubrir de 2 a 6 cm. al base o sumárselo a las medidas de semiperímetro, y en los largos-talles habrá que añadir aproximadamente 0,5 cm. por prenda que se cubre.

También hay que considerar a quien va dirigida la prenda. El hombre, por ejemplo gusta de ropa amplia y que le permita bien el movimiento, al contrario que la mujer que resalta por la revelación de sus formas, gracias a ropas más bien ajustadas.

A las prendas ajustadas, -camisetas de interior, sujetadores, bañadores y similares, que no sólo por pegarse al cuerpo sino también ajustarlo, se les podría quitar las holguras con respecto a las medidas tomadas pero además se podría restar de esas medidas para conseguir su ajustado.

 Línea de la prendafb5886de40844105ee0a9d6f81b49fec que hay que saber para elaborar un patrón fábrica de moda escuela de patronaje

La línea definirá las zonas donde la prenda se pega y/o se despega del cuerpo, dónde se crea el volumen (con espacio interior), y donde desaparece siguiendo las mismas pautas que para el apartado anterior, es decir, allí donde queramos conseguir un volumen o un alejamiento de la prenda con respecto al cuerpo, habrá que dar más holgura o desahogo y dónde se necesite el efecto contrario habrá que quitarlo.

Hay que hacer un detallado estudio del diseño para decidir las holguras que se necesita dar o quitar al patrón.

Tejido destinado al diseño

Debido a la gran variedad de tejidos existentes y cada uno con unas características propias, es difícil precisar las holguras exactas que se pueden dar a una prenda concreta ya que además de considerar la línea y el tipo de prenda hay que estudiar o conocer bien el comportamiento del tejido que queremos emplear, su resistencia a encoger o estirar frente a los diferentes tratamientos a que se pueda someter, la estabilidad dimensional propia (flexibilidad) y otros factores.

Es por eso que hay que realizar siempre un prototipo del diseño antes de sacarlo a producción para corregir los fallos y rectificar el patrón de acuerdo con éstos. Un mismo patrón probado y resuelto en un tejido puede necesitar modificaciones si se realiza en otro tejido con diferentes características estructurales.

Nieves Álvarez en la VFW, Archerphoto, fotógrafo profesional
Nieves Álvarez en la VFW

No es igual el patrón de una prenda que se amolde al cuerpo y se confeccione en tejido de trama estable, que conseguir el mismo efecto en la prenda con un tejido de punto o lycra.

Los artículos que se confeccionan en punto y , sobre todo en lycra, y destinados a ajustar el cuerpo son una o dos tallas menos que lo que corresponde por medidas.

 

Puntos de sujeción de la prenda al cuerpo

Hay que considerar también los puntos o zonas por donde la prenda se sujeta al cuerpo. Por ejemplo, por regla general, una falda no lleva las mismas holguras en cintura que un vestido.

La cintura en la falda es una sección de apoyo o de sujeción al cuerpo, si le damos mucha holgura podemos perder la talla y correr el riesgo de que la falda baile o se mueva en torno al cuerpo. Un vestido, sin embargo, tiene su punto de sujeción en los hombros y no en la cintura por lo que se puede permitir la holgura que se desee en esta medida.

En definitiva, esto es lo que hay que saber para elaborar un patrón. Si te ha interesado, es probable que quieras contactar con nosotros para saber de nuestros cursos y horarios.