See Now, Buy Now

Spread the love

Los desfiles de moda han sido desde sus comienzos, el evento donde compradores y prensa se reunían para ver en primicia la ropa y complementos que los diseñadores proponían para la próxima temporada.

Pero el mundo ha cambiado desde hace una década. Celebridades, influencers y hasta tú o yo tenemos acceso a la moda, a las presentaciones y algunos también a los desfiles y podemos divulgarlo masivamente, todo aquello que está sucediendo, en las redes sociales.

Facebook, Instagram, Twitter, entre otras herramientas de streaming, se han convertido en enormes plataformas de divulgación.

De esto se dieron cuenta las marcas de moda y no desaprovecharon ese potencial. Empezaron transmitiendo sus desfiles en directo por Internet. Y el alcance fue enorme, y el deseo de adquirir lo que se estaba viendo también.

Esto hizo que la marca se cuestionase si un periodo de seis meses entre el desfile y la llegada del producto a la tienda era más perjudicial que beneficioso. Pues el cliente perdería el impulso de compra seis meses después. Y lo habría visto tanto, que la novedad y la originalidad se habrían perdido por completo.

See Now, Buy Now

Pensando en eso, en 2016 algunas marcas de moda decidieron innovar y desfilar bajo un nuevo concepto: el “See Now, Buy Now”, en castellano “vea ahora, compre ahora”.

Este concepto se basa en la disminución del tiempo de espera de seis meses a un mes entre el desfile y la comercialización de la ropa. La marca británica Burberry fue la precursora del movimiento en su desfile en la semana de moda de Londres en septiembre de 2016.

En los días siguientes al desfile todas las prendas estuvieron disponibles en las tiendas físicas y e-commerce de la marca. El éxito fue enorme. Pues algunas prendas del desfile se podían comprar unos minutos después.

Las marcas Tom Ford, Tommy Hilfiger, Ralph Lauren, Donatella Versace e Marc Jacobs siguieron con esa tendencia, pero de forma un poco más comedida. Solamente algunas de las prendas que desfilaron estuvieron disponibles para su compra en los días siguientes al desfile, en una especie de colección cápsula. El restante de las prendas siguió el modelo de seis meses de espera para llegar a las tiendas.

Hoy, grandes marcas como Moschino, Michael Kors, Paco Rabanne, Courrèges, Rag & Bone, Proenza Schouler, Diane Von Furstebeng y Balmain también se han sumado al movimiento “See Now, Buy Now” disponiendo algunas prendas de sus desfiles para ser comercializadas horas o días después de las semanas de moda. Este modelo de negocio también se ha expandido hasta el sector de joyas y complementos.

vea ahora, compre ahora - See Now, Buy Now

A favor

La gran defensa del concepto “See Now, Buy Now” es el lucro que puede generar. La regla es que, el momento para fomentar las ventas debe ser cuando el deseo está aún fresco en la mente y el buzz del desfile está todavía haciendo eco por las redes sociales. Especialmente entre un público más joven, inmediatista y adepto de las redes sociales

Conservar el valor de los diseños originales. Esto sucede porque el periodo entre un desfile y su comercialización es cada vez menor, así se dificulta más la “inspiración” (léase copiar) que otras marcas puedan tener para la creación de sus propias colecciones.

En contra

Algunas marcas como marcas Chanel y Dior reclamaron y dijeron que no hay tiempo para la producción de sus prendas en el corto periodo propuesto por el “See Now, Buy Now” y manteniendo la calidad acostumbrada.

Miuccia Prada comento en una entrevista que a largo plazo, afectaba a la creatividad y al lado experimental y visionario de la moda.” ¿Quién va a proponer una silueta nueva, un color diferente, una proporción inusitada si la ropa que ha desfilado no puede desafiar de ningún modo la percepción del consumidor? “.

El resultado de esta estrategia comercial de dar apenas un pasito adelante de lo que se está acostumbrado, es tener colecciones dentro de las tendencias, pues son las que el consumidor de ahora acepta.

Las marcas francesas Hèrmes, Saint Laurent y Ermanno Scervino también garantizaron que no iban a acelerar sus cadenas productivas para adaptarse.

¿Quién ganaría con este concepto: las pequeñas o las grandes marcas?

Aquí os dejo la pregunta del millón.

Gloria de Pablo

Por supuesto, si estáis interesados en la moda, es posible que os interese aprender a crear vuestros propios diseños y patrones de manera profesional y reproducible. Esto es patronaje industrial y sí, tenemos cursos para que aprendas a partir de mañana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *